Cómo prevenir el cáseum amigdalar

1

Prevenir el cáseum amigdalar es fundamental para gozar de un aliento fresco y agradable y para evitar que esas “bolitas blancas” que se instalan en la garganta nos causen molestias.

Cómo prevenir el cáseum amigdalarUnos pequeños cálculos de color blanquecino o amarillento que se esconden entre las cavidades de las amígdalas y que aparecen a causa de la acumulación de mucosa y restos de comida, los cuales se descomponen en el interior de la garganta y provocan halitosis y mal aliento.

Por suerte, llevando a cabo unos sencillos gestos es posible prevenir el cáseum y evitar que se instale en el interior de nuestras amígdalas.

Un buen cepillado

Si te cepillas los dientes después de cada comida utilizando seda o hilo dental y un cepillo de calidad, eliminarás las bacterias que se esconden entre los dientes y evitarás la aparición del cáseum.

Recuerda que, para que la limpieza sea efectiva, deberás cambiar el cepillo de dientes cada tres meses y no olvidarte de pasarlo sobre la lengua todos los días.

Un poco de enjuague bucal

Utilizar un colutorio después del cepillado te ayudará a evitar la aparición de caries, sarro y cáseum, ya que los enjuagues bucales ayudan a matar a todos los gérmenes y a facilitar la salida del cáseum de la garganta una vez que este se ha colocado en las amígdalas.

Un dentífrico de calidad

A la hora de elegir un dentífrico, decántate por escoger una pasta de dientes de calidad que contenga flúor y elimine los gérmenes que se acumulan en la boca de un modo eficaz mientras cuida y protege el esmalte de los dientes.

Cuidado con ciertos alimentos

Existen ciertos ingredientes que generan un exceso de mucosa y que pueden contribuir a la aparición del cáseum amigdalar. Algunos de ellos son la leche, las frituras, los azúcares refinados y los alimentos demasiado ácidos.

Si los consumes, asegúrate de lavarte muy bien los dientes justo después y de hacer gárgaras con agua tibia y sal para limpiar la garganta a fondo.

Mucha hidratación

Beber mucha agua y consumir frutas y verduras frescas te mantendrá hidratado y evitará la sequedad de la boca, lo que dificultará la aparición de los tonsiolitos y te dará la oportunidad de prevenir el cáseum amigdalar.  

¿Qué opinas sobre este post en el que explicamos cómo prevenir el cáseum amigdalar?

Cómo prevenir el cáseum amigdalar
4.4 (88.57%) 7 votes


Publicidad

1 comentario

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Didesco, C.B.
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.