Alineadores transparentes vs. brackets tradicionales: ¿cuál es la mejor opción?

0

La estética dental es motivo de preocupación; en la actualidad, cerca del 70 % de los jóvenes se somete a un tratamiento de ortodoncia en busca de la sonrisa perfecta.

Si bien anteriormente los brackets representaban la solución, hoy forman parte de los llamados métodos tradicionales en comparación a los alineadores transparentes.

¿Cuáles son las diferencias entre los brackets y los alineadores transparentes? 

También denominados alineadores invisibles o Invisalign, los alineadores transparentes corresponden al método de ortodoncia que prescinde del uso del metal, por lo que la principal diferencia entre ambos tratamientos radica en el material utilizado, mismo que condiciona el impacto visual que generan.

Aunque comparten el objetivo de corregir los dientes, los alineadores transparentes están elaborados a base de un material incoloro, haciéndolos totalmente imperceptibles. Pero eso no es todo, también difieren de los brackets en los siguientes aspectos:

  • Permanencia: podemos remover los alineadores al momento de comer y beber, eliminando las molestias e incomodidades asociadas a los brackets.
  • Higiene: debido a que son removibles, nos será más sencillo mantener los dientes, encías y mucosas limpias.
  • Comodidad: es un tratamiento de ortodoncia que no irrita las encías o mejillas.

En la actualidad, cada vez son más las clínicas especializadas que ofrecen y recomiendan el tratamiento. Si estás interesado en conocer más detalles o pautar una primera consulta de diagnóstico, no dudes en visitar dentalcompany.es para conocer cuáles son tus mejores alternativas de la mano de excelentes especialistas bucodentales.

Pros y contras de escoger alineadores dentales           

La razón por la que los alineadores invisibles se apoderan de la preferencia de los españoles que desean mejorar su sonrisa, es que priorizan la estética, siendo casi indetectables a más de 0.5 m.

Pese a que no alcanzan el 100% en términos estéticos como los brackets linguales, los alineadores no se notan al hablar, posibilitando su uso en eventos sociales o en trabajos donde tengamos que dar la cara al público. Asimismo, otras ventajas son:

  • Mayor ajuste, debido a que no sobresalen del diente, no tendremos que preocuparnos por las pequeñas heridas o llagas en la cavidad bucal. Si bien es normal sentir un poco de presión, no hay dolor; las estructuras se acoplan a la dentadura ofreciendo una superficie suave y pulida.
  • Posibilidad de uso en dientes con puentes y coronas, así como en el supuesto de tener piezas que presentan amelogénesis imperfecta u otro tipo de problema de esmalte.
  • Pueden ser limpiados por separado, facilitando la higiene y mantenimiento tanto de los propios alineadores como de la boca en general.
  • Mejora la salud periodontal, eliminando los problemas de descalcificación en el esmalte que distinguen a la ortodoncia tradicional.
  • Simplicidad de la aparatología, lo que reviste en la reducción del tiempo de gabinete, y el hecho de no necesitar activarla como sucede con los brackets convencionales.

Se suman a las prestaciones la posibilidad de realizar blanqueamientos dentales con las mismas férulas, así como poder previsualizar los resultados gracias a programas especializados que nos permiten ver el proceso antes de comenzar con el tratamiento, es decir, ver cómo y cuándo se moverán las piezas.

Por otra parte, el método disminuye potencialmente el bruxismo, por lo que a pesar de no tratarse de una solución definitiva a la condición, la interposición del plástico entre los dientes desprograma la mandíbula reduciendo su impacto.

Posibles desventajas de los alineadores dentales

En contraposición, y como nada es perfecto, el uso de férulas invisibles para corregir la dentadura también reviste ciertas desventajas que debemos sopesar antes de iniciar el tratamiento.

  • Ralentización del proceso de corrección de la dentadura, e incluso resultados desfavorables ante la utilización incorrecta de las férulas.
  • Incompatibilidad con problemas dentales más complejos.

Básicamente, los puntos en contra están asociados a que no son un método fijo, de ahí que siendo removibles, pueden representar inconvenientes en personas olvidadizas o no disciplinadas con el tratamiento. Evadir las indicaciones del especialista, condiciona el correcto efecto y retrasa los resultados.

¿Cuánto dura el tratamiento?

De la misma forma que sucede con los brackets tradicionales, la duración del tratamiento varía en función de las necesidades de cada paciente; no obstante, alcanzar resultados favorables está sujeto a la propia disposición de los pacientes.

Será el ortodoncista el encargado de determinar las horas de uso de acuerdo al perfil del paciente; asumiendo la necesidad de llevarlos por menos de 22 horas en un día, tendremos que compensar el tiempo perdido en los siguientes días.

Ventajas y desventajas de elegir brackets tradicionales

El principal punto a favor de la ortodoncia convencional radica en la eficiencia en el cumplimiento de su función; en efecto, se trata de correctores más vistosos y menos estéticos, pero son aspectos que el tratamiento compensa con las siguientes ventajas:

  • Economía, en comparación con los alineadores invisibles, es un método mucho más económico.
  • Se mantienen adheridos a la superficie de los dientes, entendiéndose que al no poder ser removidos, no representan problema para pacientes olvidadizos o poco disciplinados, como sucede con el uso de las férulas removibles.
  • Efectos más rápidos, los resultados de los brackets son sustancialmente apreciados en menor tiempo.
  • Posibilidad de personalizar de acuerdo a nuestros gustos, pudiendo escoger entre varios modelos y colores.

Contraindicaciones de los brackets tradicionales

Volvemos al punto de inicio, la ortodoncia convencional no cumple con los parámetros en lo que a estética se refiere; son pocos los que disfrutan ver su boca llena de aparatos, de ahí que ni la posibilidad de escoger el color, se equipara a los problemas de autoestima e inseguridad.

Pero eso no es todo, se suman igualmente las siguientes desventajas:

  • Dificultan la higiene dental: al no poder removerse, el cepillado y mantenimiento de la boca se torna más engorroso.
  • Dificultad o molestias al comer: ingerir los alimentos y bebidas no suele ser sencillo durante los primeros meses de tratamiento, aunque en la mayoría de las veces es cuestión de adaptación.
  • Desarrollo de heridas y llagas: cerca del 90% de los pacientes ven afectada la cara interior de sus mejillas y las encías con el uso de brackets.

Precisamente, esta serie de desventajas son las que impulsaron la aparición de los alineadores transparentes como tratamiento de ortodoncia, ganando sin duda la batalla entre ambos métodos.

Recuerda que corregir los dientes no solo mejora la sonrisa, sino la calidad de vida en general, evita poner esta responsabilidad en manos equivocadas y acude siempre a profesionales especializados en ortodoncia.

Sobre el autor

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Didesco, C.B.
Finalidad: moderación de comentarios
Destinatarios: no se comunicarán datos a terceros
Derechos: tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Al enviar tu comentario, algunos datos como tu nombre, correo electrónico y web quedan almacenados en una cookie para volver a utilizarlos en futuras visitas. Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.